lunes, 29 de diciembre de 2008

Moon daydreaming





Con la luna viene tu nombre y se asoman tres golondrinas. Una está volando en círculos, impulsada por una ráfaga de viento agridulce que la conduce hacia quién sabe dónde; la otra está postrada en un nido hecho de gotas de lluvia; la tercera, se encuentra buscando el rumbo al sur, siguiendo la senda dibujada por migas de colores hacia el firmamento.


Con la luna viene tu nombre, no, tus cuarenta nombres en orden alfabético. Tus cuarenta pares de ojos de venado o de cachorro, tus cuarenta bocas de aire y agua, fuego y laberinto, las danzas, los días pintados, los cuervos vespertinos.


Con la luna vienes tú, con esa luna que miro y me dijiste que mirara atentamente. Esa es la misma que tenía nombre y apellido. Es la misma del techo. Es la misma que guinda de un hilo de fieltro junto a innumerables ojos estrellados.


Guardaré la luna en una cajita y la sembraré debajo de tu cama para que no me olvides.



4 comentarios:

El Duilfo dijo...

"Hay quien dice que el camino te enseña cosas, yo no lo sé (8)"

Excelente texto. Excelente multiplicidad. Que lindos hilos rojos los que hacen colgar a la luna y las estrellas.

Luciana dijo...

...simplemente hermoso.

Vicky dijo...

Me disculpo por no haber visto esto, pero recordemos que estaba en Gochilandia cuando fue publicado.

Confirmo lo que dice Luciana: es hermoso. Tiene un feeling de sonrisa intensa, de nuevos comienzos, que me fascina. Beautiful, babe.

AdR dijo...

(suspiro)

(suspiro)


Me encantan los elementos que usas para crear tus cuentos :)

Besos